Bicheando
Menu principal

10 cosas que hacer con frío en Granada

10 cosas que hacer con frío en Granada
Sugerencias
17/11/2016

¡Ya ha llegado el frío a Granada y con él, un montón de cosas para hacer! En otros lugares, los días de frío se reciben con tristeza, pero los granadinos hemos perfeccionado el arte de adaptarnos a estas temperaturas casi polares y nos hemos convertido en auténticos expertos en combatir el frío sin perder la sonrisa, ¿o será que se nos queda congelada en los labios con este aire helado? Y es que esta provincia se puede disfrutar en cada época del año y a cada hora del día. En este post, repasamos con una lista de cosas que puedes hacer en Granada cuando las temperaturas se van de vacaciones y dejan los termómetros vacíos. Y además, te dejamos una recetilla para que sorprendas a tu familia y amigos, ¡no te pierdas nada!

banner

1. Prepara tu casa contra el frío
La más evidente y la más importante. A veces nos da pereza sacar las cosas de invierno y lo hacemos poco a poco. Nuestro consejo es que tengas en cuenta que, una vez empezado el frío, difícil es que se arrepienta, así que saca tu ropa de cama y calefactores.  ¿A quién no le gusta llegar a casa después de un día helado y encontrarse con ese calorcillo reconfortante del hogar? No olvides asegurarte de cerrar bien ventanas y persianas por las noches para evitar que se escarchen los cristales.

2. ¡De compras!
Tenemos un dicho: cualquier excusa es buena para estrenar. No puedes pasar un Invierno en Granada sin hacerte con un buen chaquetón que abrigue, aunque parezcas un poco el malo de los Cazafantasmas, es preferible parecer un globo que dejar que el frío te deje tiritando. Guantes, bufanda, gorro…¿lo tienes todo? ¡También puedes animarte a tejerlos tú mism@!

foto ropa

3. Deportes de nieve
Sin duda, la razón por la que todos esperamos que llegue el frío es que empieza la temporada de nieve: Sierra Nevada se cubre de blanco y visitantes de toda España que vienen a pasar unos días esquiando, haciendo snow, haciendo rutas de senderismo con raquetas de nieve… Si tienes costumbre de ir todos los años, ya puedes empezar a planear tu escapada, y si aún no has ido nunca… ¿¡a qué estás esperando!?

foto deportes

4. Sierra Nevada
No sólo va a ser deporte todo. Sierra Nevada ofrece unos paisajes de increíble belleza para pasar el día rodeados de la Naturaleza. Coge a tu familia, a tus amigos… ¡a todo el que quiera! Y pasa un día diferente en la Hoya de la Mora, haciendo peleas de bolas de nieve, fabricando muñecos de nieve… Deja salir, aunque sea por un ratito, a ese niño o niña que llevas dentro y no te arrepentirás. ¡Un plan no apto para aburridos!

foto naturaleza

5. Comer castañas asadas
Si vas andando por el centro, con las manos como cubitos, una tiritera aguda y mucha prisa, ¿cómo te quitas el frío? Quizás el dulce olorcillo del ambiente te da una pista: con unas castañas calenticas. Su dulzor, calidez y ternura es casi como un abrazo reconfortante mientras caminas por la calle. ¡Que aprovechen!

castañas

6. Té con jengibre
El té en Granada es un obligado en cualquier época del año, ya que se puede tomar de tantas formas como puedas imaginar. En invierno, un buen té chai o un pakistaní, te harán entrar en calor rápidamente y de una forma deliciosa, ya que, además de servirse tan calientes, sus recetas integran el jengibre, una especia que te ayudará a entrar en calor más fácilmente.

te

7. La mesa camilla
Es casi un ritual eso de ponerse ropa cómoda y meter las piernas bajo la mesa camilla. En muchas casas, normalmente ya hay una: “la de toda la vida” y a veces las asociamos con algo viejo, pero no tienes más que crear y decorar la tuya a tu gusto para darle un aire más actual y acorde con tu personalidad para crear un espacio en tu casa de los más acogedor y que se convertirá en el corazón de tu hogar mientras haga frío.

8. Mantita y peli
Este plan viene de la mano con la mesa de camilla: hay mil cosas para hacer cuando hace frío, pero… ¿y si no te apetece hacer nada? A veces quedarnos en casa disfrutando de una manta suave y calentita mientras vemos una buena peli, es el mejor plan. Y también es algo que sólo puedes hacer en invierno, ¡a ver quién se atreve a liarse en una manta en verano!

manta

9. ¿Chocolate o café?
Seas del bando que seas, una cosa está clara: aquí hace tanto frío y nos gusta tanto disfrutar de bebidas calentitas que encontrarás un montón de cafeterías diferentes especializadas en una cosa o en ambas. Disfruta una tarde tranquila en tu cafetería preferida disfrutando de tu humeante taza de chocolate espeso o intenso café o aventúrate a descubrir nuevos sabores que se encuentran repartidos por la ciudad.

cafe

10. Vino caliente con especias
¡Otra bebida que te calienta el alma! También conocido como gluhwein, si aún no la has probado, definitivamente ahora es el momento.Hay muchas formas de disfrutar el vino, pero para el invierno, esta es la mejor, prueba de ello es que lleva viva desde hace cientos de años en lugares de todo el mundo, tanto en el nuestro, como en mundos de fantasía, pues en el Muro, el Lord Comandante y su Guardia de la Noche, también acostumbran a calentarse así. Para que, además, sorprendas a todos con tu propia receta, te dejamos aquí una idea. ¡Aunque recuerda, que podrás incluir las especias y sabores que más te gusten!

Vino Especiado
2 botellas de vino tinto (no tienen que ser las mejores, pero tampoco las peores, si no, no estará tan rico)
150gr de azúcar moreno
Una cucharada de miel a tu elección (te recomendamos la miel de flores)
1 rama de canela
½ cucharadita de esencia de vainilla
Nuez moscada
Jengibre
Pimienta
Ralladura de limón y naranja (cuidado de no usar la parte blanca de la cáscara, porque amargará el vino)
Otras pequeñas frutas como arándanos

Las cantidades de las especias puedes variarlas a tu gusto, no existe una sola receta para el vino especiado, cada persona lo hace a su gusto, añadiendo o quitando especias. ¡No tengas miedo de experimentar!

vino especiado

La preparación es muy fácil: pon el vino junto al resto de ingredientes (excepto el azúcar, la miel y los arándanos) y ponlo al fuego. El fuego debe estar muy bajito, para calentar sin llegar a hervir. En este paso, deberás dejar pasar entre 30 minutos y 1 hora para que el vino infusione bien con los ingredientes. Cuando hayas dejado pasar este tiempo, incorpora el azúcar y la miel y deja que se disuelvan bien. Si quieres embotellarlo, tendrás que dejarlo enfriar, pero si vas a consumirlo en el momento, sírvelo en vasos que aguanten y conserven bien el calor, bien humeante y pon en el vaso unos pocos arándanos.

¡Te reconfortará desde el primer sorbo!

Planes relacionados
Comenta y comparte




Todavía no hay comentarios. Se el primero en comentar

Ir Arriba